El enigma del Santo Grial

El enigma del Santo Grial

Language: Spanish

Pages: 0

ISBN: B00LWB134S

Format: PDF / Kindle (mobi) / ePub


Una trepidante novela de aventuras, acción e intriga; impregnada de misterio desde la primera hasta la última página.

Año 1367. Los dos hombres más importantes de una clandestina sociedad cátara aparecen torturados y asesinados en la ciudad de Narbona, al sur de Francia. Pertenecen a la hermandad encargada de guardar el Santo Grial desde hace siglos.

Raimond Guibert, jefe militar del papa Urbano V, haciendo un favor a la mujer que lo adoptara en su infancia, se desplaza hasta Narbona para indagar sobre estas muertes. Mientras lleva a cabo sus pesquisas, conocerá a Joseph Clyment, un miembro de esta secreta sociedad cátara. Este le revelará que desde hace siglos son los responsables de mantener oculto el Santo Grial, que fue guardado por sus predecesores, y necesita encontrar el lugar donde está escondido antes de que lo hagan los que asesinaron a sus líderes, si es que no lo han hecho ya. Raimond aceptará ayudarle al estar convencido de que esta búsqueda le llevará hasta el asesino.

La búsqueda estará llena de pistas que deberán descifrar si quieren encontrar el cáliz de Cristo. Pero también estará llena de peligros.

Halo: The Fall of Reach (Halo, Book 1)

The Black Sun

The Most Scenic Drives in America: 120 Spectacular Road Trips (Revised and Updated)

The Isle of Blood (The Monstrumologist, Book 3)

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

alguna que otra mazmorra, y tenía constancia de que la simple estancia allí era un tormento. El alguacil se detuvo en la tercera puerta y eligió la llave adecuada, la abrió y un hedor todavía más fuerte les recibió con los brazos abiertos. La oscuridad en el interior era casi total, a excepción de una pequeña ventana enrejada por donde la luz se filtraba mortecinamente. No obstante, la luz del pasillo iluminaba un poco la mazmorra. El alguacil se apartó de la puerta. —Es el segundo a la

comedido. —Se ha declarado culpable porque no podía aguantar más el tormento que le infligían. Lo han obligado a declararse culpable. —Asqueado ya, Raimond se dirigió hacia la puerta, incapaz de permanecer allí ni un segundo más—. Tendrá noticias mías, téngalo por seguro —amenazó antes de abandonar la sala sin esperar respuesta. Capítulo 11 Bien entrada la noche en Narbona, dos hombres caminaban por las calles desiertas rompiendo el silencio con sus apresurados pasos. El suelo de tierra de las

todavía se mantenía perturbado. —No creo que sea buena idea —recapacitó el preboste un momento después—. Las habladurías no tardarían en aparecer al vernos merodeando por la ciudad. Además, podría regresar a su castillo sin cruzárnoslo. Raimond asintió, tenía razón. Pero no podía quedarse allí cruzado de brazos a esperar que regresara. —Yo me ocuparé, no te preocupes —continuó el preboste—. Está acusado de asesinato, es mi trabajo detenerlo bajo las leyes del senescal. Te mandaré aviso cuando

el pergamino. Raimond avanzó con paso decidido hasta llegar a su mesa. —Alfred Simonet —dijo con voz grave y semblante amenazador, obviando premeditadamente �fray»—. Por orden del papa Urbano V, quedas arrestado por ser el responsable de las muertes de Diégue Cabart, Thomas Vincent, Marcel Helouys, el preboste y Etienne Martine —anunció mostrando entereza para ocultar que no poseía todavía esa orden del papa. A fray Alfred Simonet se le cayó la pluma de la mano, lo miró con verdadero horror,

no eran tan diferentes a ellos, y el odio se esfumó al tener la certeza de que nada tenían que ver estos con la plaga de la peste que asoló medio mundo. —Gracias —dijo aliviado Joseph—. El problema es que hay mucha gente que piensa lo contrario. Estamos marcados por la Iglesia desde hace demasiado tiempo —se lamentó apesadumbrado. —¡Padre! —llamó nuevamente alterada Agnés, indiferente ya a lo que allí se hablaba. Estaba en medio de una fila de sillas mirando con atención el suelo. Joseph y

Download sample

Download